Pakistan

septiembre 21, 2012 No Comments »
Pakistan

Entrada a Pakistán desde China a través del Khunjerab Pass, a 4.855 metros de altura. El recibimiento fue increíble, los policías de la frontera muy amables ¡que cambio!.

Confieso que Pakistán era uno de los países que no me apetecía visitar. Yo sólo conocía lo que vemos habitualmente en las noticias, que nunca es la parte buena y me ha sorprendido. ESPECTACULARES sus montañas y su gente, lo hacen un lugar único, sin duda volveríamos a visitarlo.

Continuamos con el grupo de moteros que hicimos para cruzar China. Todos teníamos que atravesar Pakistán, por lo que decidimos seguir juntos.

La idea era llegar a Islamabad por la Karakoram Highway (KKH), unos 800 kms desde la frontera China.
Toda la ruta rodeados de gigantescas montañas y glaciares. Pudimos ver el K2 (el segundo mas alto del mundo), Nanga Parbat, Gashebrum…. Picos de siete y ocho mil metros.

Tuvimos que rodar por lugares auténticos, de esos que llamarlos “carretera” es ser demasiado generoso. Pistas sin asfaltar o en obras.

Y otros tramos que, podría ser la autopista directa al paraíso…

Con la boca abierta me quedé cuando vi este lago de 35 kms de largo y su “embarcadero” improvisado.

Hace unos años la KKH circulaba por ese lugar, a raíz de unas lluvias torrenciales se produjeron desprendimientos y así se formó este lago. Sepultó varias aldeas donde murieron muchas personas.

Era la única forma de llegar desde Sost a Karimabad, llevando las 10 motos y 16 personas en una misma barca, pasé mucho miedo… 45 minutos de trayecto. ¿¿No podemos ir en avión??

 

Increíble que ninguna moto cayera al agua, todos temíamos eso. Tanto para subir como para bajar las motos de la “barca” fueron momentos de estrés. Cuando alcanzamos la otra orilla Jose, Marco y John se bañaron para celebrarlo.

Ese mismo día llegamos al Valle de Hunza. El grupo al completo nos alojamos dos noches en el Hotel Eagle Nest…

Estas son las vistas desde nuestra cama ¿no es espectacular?

Aquí una imagen de la ruta a Skardu. Dos días de curvas por el valle, muchas montañas y lo único malo eran la cantidad de camiones que transitaban.

Acampamos una noche cerca del lago Rama Chilas, con vistas al Nanga Parbat. Por la mañana antes de continuar la ruta Jose se atrevió a bañarse en el gélido lago.

En general la gente en Pakistán ha sido muy amable con nosotros. La mayoría habla ingles, por lo que ha sido muy fácil poder comunicarnos.

Me han preguntado que como me sentí como mujer en este país mayormente musulmán y lo cierto es que en ningún momento estuve incomoda. Algunas de las chicas del grupo optaron por taparse el pelo con un pañuelo, yo no lo hice (solo para visitar las mezquitas) y aún así me han tratado genial, pero lo que me sorprendió es que en la calle, hoteles, restaurantes, tiendas…¡no se ven mujeres!

En la parte norte del país todo fue muy tranquilo, de vez en cuando pasábamos controles de policía, donde teníamos que registrarnos con nuestro nombre y pasaporte, pero a medida que fuimos hacia el sur empezamos a notar mas movimiento de policía, los controles eran cada pocos kilómetros y durante dos días fuimos escoltados por patrullas “anti-terrorismo”.

La gente protestaba en la calle por la película americana en contra del islam y aunque nosotros no nos sentimos en peligro en ningún momento el ejercito y policía insistió en que debíamos ser escoltados hasta Islamabad.

En la capital, Islamabad estuvimos cuatro días. Pudimos visitar la enorme mezquita Faisal, hacer algunas compras y descansar. Después nos recomendaron no salir del hotel debido a las protestas que seguíamos por televisión.

Gracias al Foro GS1200.com contactamos con Juanma, un español que trabaja en Islamabad, junto a sus compañeros pasamos un rato muy agradable ¡GRACIAS!

Junto a Marko (Finlandia) nos pusimos rumbo a Lahore, llegamos 15 minutos tarde y la frontera India ya había cerrado. Hicimos noche en un hotel cercano “básico” y pudimos ver el espectáculo del cambio de guardia. ¡Nos encantó! Nos habían recomendado verlo desde la frontera India, pero desde la Pakistaní fue increíble. No deja de ser una obra de teatro, pero nos divertimos mucho y vimos como disfrutaba la gente local.

Ahora si, nos despedimos de Pakistán…. ¿Que nos deparará India?

 

Pilar Moreno
@aventurasenmoto

Related Posts

Leave A Response