Del corazón de Australia a Sidney

septiembre 20, 2013 No Comments »
Del corazón de Australia a Sidney

 

Nuestra ruta por Australia

Dejamos atrás Ayers Rock (Uluru para los aborígenes), donde pasamos tres días en las cercanías de la enorme piedra.  Nuestro siguiente destino es Alice Springs.

La ruta desde Ayers Rock a Alice Springs nos llevó a través del parque nacional  Kings Canyon y McDonnell  Ranges durante dos días. Preciosa ruta mucho que ver, hicimos algún día de treking y por fin una carretera de asfalto y con curvas, ¡¡Casi se nos saltan las lágrimas!! Habían sido muchos kilómetros de pistas de tierra roja, “corrugaciones” y  muchos coches todo terrenos que sin ningún cuidado nos adelantaban dejando a su paso una enorme nube de polvo y tierra.

P1000061

P1000231

P1000014

En Alice Springs estaba Juan Castro, otro moto viajero español que salió de viaje con idea de ir a la India y vuelta y después de años sigue por el mundo. Ahora llevaba un año en Alice trabajando en un concesionario de motos, pero en breve continuará viajando. Nos hizo un hueco en su estupenda casa  ¡¡¡Un loft donde las motos dormían al lado de nuestra cama!!!

Cenando tortilla Española con Juan y su amigo inglés John

Cenando tortilla Española con Juan y su amigo inglés John

Alice Springs no tiene un encanto especial y hay poco que hacer, aprovechamos para , con la ayuda de Juan,  hacer la revisión a la moto, cambió de aceites, filtros, válvulas etc.

Terminamos quedando cuatro días,  había muchas anécdotas  y batallas que contarnos de nuestros respectivos viajes hasta Australia, no faltaron las tortillas de patata y cervezas para amenizar las veladas. ¡¡Gracias por todo Juan!! ¡¡Suerte en tu ruta actual por Sudamérica!!

 DCIM100GOPRO

2.100 kilómetros nos separaban de Townsville en la costa Este, parece ser que la opción offroad estaba muy, muy mal y no había mucha diferencia en distancia, así que nos decantamos por la opción asfalto.

Fueron tres días de paisajes monótonos  y laaaargas rectas donde aburrirse, así que había ganas de costa,  700 kilómetros diarios y por fin llegábamos a la costa Este.  ¡Volvíamos a ver el mar!

Magnetic Island está en frente de Townsville, un ferry rápido de 30 minutos nos llevó allí. Isla tranquila con buenos sitios para hacer snorkel.  Pero lo mejor de la visita a Magnetic fue ver un koala en libertad, vino al camping donde estábamos una noche y se pasó allí subido a un árbol de sólo dos metros unas horas comiendo sin mucho estrés, pudimos acariciarlo, es muy suave ¡como un peluche!

KoalaNoche.

Ya de vuelta en Townsville reservamos para bucear en un barco hundido, el barco de pasajeros  Yongala se hundió en el año 1911 muriendo todos sus 122 ocupantes  y no se descubrió  hasta 1958, mide 100 metros y se encuentra a 30 metros de profundidad. Por respeto a las víctimas no está permitido bucear en el interior. Hicimos dos inmersiones y el espectáculo de vida marina fue impresionante, mantas, meros enormes, un lujo poder bucear en este barco.

Planificando la inmersión al SS Yongala

Como no podía ser de otra forma fuimos a ver la Gran Barrera, escogimos la mas económica: desde Airlie Beach nos embarcamos en un catamarán con mucho turista; después de tres horas de navegación llegamos a la barrera donde hicimos una inmersión y un snorkel que estuvo mejor que el buceo.  Tres horas más de navegación y de vuelta a Airlie Beach. En otro viaje nos encantaría poder dedicarle mas tiempo y por supuesto ir preparado económicamente.

Gran Barrera de Coral

Gran Barrera de Coral

En nuestra ruta sur por la costa este, nuestra siguiente parada sería en Hervey Bay. A través de Facebook, Luigi Garofallo y Suzanne seguían nuestro viaje y hace tiempo nos habían ofrecido hacer parada durante unos días en su casa. Luigi ha viajado en moto por todo el mundo y en su último viaje por el sudeste asiático Suzanne le acompañó.  Pasamos cinco días con ellos, homenajes gastronómicos ítalo-españoles, regados con la cerveza y vino que ellos mismos hacían en su casa.

De ruta con Suzanne y Luigi

De ruta con Suzanne y Luigi

WHALES AND DOLPHINS 120_1

Hervey Bay es punto de parada de ballenas, así que uno de los días hicimos un tour en barco, son muy curiosas, sigilosamente se acercaban al barco, asomaban la cabeza dejandose ver tan cerca que casi podíamos tocarlas. Es uno de los animales que mas nos han impactado en todo el viaje.

Semanas atrás contacté con Peter y Kay Forwood, australianos a quienes conocí en Deadhorse (Alaska) hace 13 años en mi viaje desde Alaska a Ushuaia. Ellos estaban dando la vuelta al mundo con su Harley , en ese viaje visitaron todos los países del mundo durante 10 años, sin palabras, ¿verdad?  Les envié un mail desde casa de Luigi preguntándoles si estaban de vuelta en Australia y, si era así, donde vivían, respondieron rápido e,  increíble lo grande que es este país, y estábamos a sólo dos horas de ruta. Así que organizaron una reunión en su casa de campo, nos acompañaron Luigi y Suzanne.

El sitio era digno de visitar, en medio del bosque habían construido su hogar, dos contenedores  de barco de los grandes  separados entre sí unos cinco metros, encima una estructura que los unía y que era la base para dos dormitorios y  todo abierto hacia el bosque. La cocina y unos sofás entre los dos contenedores.  Utilizaban energía solar y baterías, baño químico y bombeaban agua del río. Nos prepararon un delicioso cordero que supo a gloria acompañadas de las botellas de vino que traíamos.

Peter y Kay ahora ya viajan menos,  tienen más de 60 años,  quieren descansar y sobre todo pasar más tiempo con hijos y nietos. Fue un verdadero placer volver a verles después de tanto tiempo y que nos contaran tantas anécdotas de sus viajes, la humildad con lo que hablan es lo que les hace más grandes.

MOTEROSAustralia_Fotor_20130901

También nos despedimos de Luigi y Suzanne que volvían a Hervey Bay y nosotros continuamos nuestra ruta a Sídney.

En Byron Bay habíamos quedado con Laura y Robert de Barcelona, les conocimos en Ayers Rock y quedamos en visitarles. Han viajado por medio mundo, de hecho Robert salió hace 10 años de España y conoció a Laura en Nueva Zelanda. Cuando nos encontramos con ellos llevaban tres meses por Australia con una furgoneta camper preparada por ellos para viajar y ahora volvían a Byron Bay a vivir. Realmente buena gente y unos aventureros con los que compartimos buenos ratos, charlas y comidas.

Aus.ByronBay

Ahora sí que nos quedaba poca ruta en Australia, en tres días pasando por las espectaculares Blue Mountains llegaríamos a Sídney. Nos desviamos de la ruta principal llena de tráfico y radares. Aparte de disfrutar de unas rutas de montaña preciosas, tuvimos otro encuentro con un koala en la carretera.

Llegamos a medio día a Sídney, lo primero inmortalizarse con la famosa Ópera de fondo. 14 meses y más de 60.000 kms. después,  llegábamos al que en un principio era nuestro destino final de nuestro viaje. Muy contentos de haberlo conseguido.

Opera Sidney

Luego nos fuimos al concesionario BMW, al hacer la revisión con Juan en Alice Springs, me comentó que la rueda trasera igual tenía algo de juego, síntoma de que el cardán podría darnos problemas en un futuro. En marcha no se notaba nada pero queríamos asegurarnos antes de África, además la moto estaba en garantía así que allí fuimos. Dos mecánicos lo miraron y parece ser que sí, que no estaba al 100%, hablaron con Alemania y en cinco minutos me confirmaron que lo cubriría la garantía. Pedirían las piezas y que en tres días les llevara la moto, pues si que había sido fácil. Sin duda, en  las pistas de Tayikistán, Kirguistán, Himalaya, Pakistán, Nepal, Laos, Camboya, Australia, con dos personas y cargados, la moto y sobre todo el cardán había sufrido mucho.

En Sídney teníamos un contacto, George Gambino, amigo de Rob de Perth, nos ofreció su casa durante nuestra estancia en la ciudad, yo creo que en algún momento pensó que nos quedaríamos a vivir ya que al final pasamos casi 15 días con él.

Gambino

La zona donde vivía, Darling Harbour, era un lujo. Desde la terraza, las vistas de los yates, el centro financiero de la ciudad y el famoso puente eran el sitio perfecto para planificar nuestros próximos movimientos. Aparcar la GS esos días, entre su Ferrari, Lamborgini, Audi R8 y Q7 fue curioso.

No teníamos muy claro nuestros próximos movimientos, barajábamos tres opciones, ir directos a Sudáfrica, ir a la isla de Tasmania o la que más nos apetecía, ir a Nueva Zelanda. Al final nos decidimos por Nueva Zelanda y llevar la GS con nosotros porque conseguimos buen precio en Quantas para enviar la moto a Auckland y eso hicimos. Mientras solucionábamos el tema mecánico de la moto, un poco de turismo por la ciudad y gestionar el envío de la moto. Quantas es de las pocas compañías aéreas que para los envíos de moto no exige que vayan dentro de una caja, es decir, llegas a la terminal de carga del aeropuerto, aparcas la moto y adiós, ellos la suben a un pallet y la atan, simplemente le quitamos la cúpula y retrovisores por si acaso.

Durante estos días con nuestro anfitrión George nos quedó claro que era una gran persona y con una interesante historia detrás. Hijo de inmigrantes italianos, trabajaba vendiendo aceite para vehículos cuando hace 25 años creó su propia empresa, Hi Tech Oil, en el garaje de su casa, compraba aceite en barriles, lo envasaba y lo vendía con su marca; ahora tiene una gran compañía con una factoría donde fabrican su propio aceite.

A los dos días de llegar, conocimos a su mujer Paula, resulta que ella  vive con las hijas, algún cuñado y los nietos a 30 kms. de Sídney en un chalet que el día que lo visitamos parecía que estábamos en la serie “Dallas”. Y George tan tranquilo vive en el centro de Sídney cerca de su oficina.

Llegó el día de coger el avión a Auckland, George nos acercó al aeropuerto, nos dio pena despedirnos, los casi 15 días que pasamos con él en su casa fueron un lujo y nos ayudó en todo lo que pudo.

Fuimos con tiempo al aeropuerto porque nos temíamos que tendríamos problemas para embarcar sin visado o billete de salida de Nueva Zelanda y así fue, la “simpática” azafata de China Airlines pasó de nuestra explicación de que habíamos enviado la moto etc, así que, portátil y a comprar online el billete desde Nueva Zelanda a Sudáfrica.

Moto preparada para volar

Jose M. García
Pilar Moreno
Aventuras en moto

Related Posts

Leave A Response